miércoles, 28 de junio de 2017

ANEXO ¿ES LO MISMO AHORA QUE EN 1986?


ANEXO
guillermorang@yahoo.com
Estas son también algunas conclusiones referentes al anterior documento “¿Es lo mismo ahora que en 1986?” y que sería deseable que se discutieran en alguna mesa de trabajo durante el próximo Congreso del Partido Comunista de Colombia 2017 que coincide con el centenario de la gloriosa Revolución Bolchevique de 1917. Por ahora la directiva departamental correspondiente a la localidad donde ocurrieron los hechos del mencionado documento, solamente se ha limitado a llamar por teléfono al personaje que tanto han apoyado en el descuadernamiento de la organización para invitarlo a “que deje de pelear con los compañeros”, como si sólo se limitara a eso la cuestión y esta directiva y aún la nacional, no encontrasen las razones estructurales que han facilitado los acontecimientos, de los cuales sospechamos que también se han repetido en otros regionales.
Con este anexo me permito nuevamente llamar la atención sobre una de las actitudes facilistas de algunos personajes en ciertas localidades que gozan del apoyo de las directivas del respectivo regional y que consiste en proclamar en todo momento que les falta “formación” y “quien los oriente”. Esta pose de aparente humildad y sumisión, recurrente desde hace decenas de años, presta en realidad cobertura a varios hábitos o comportamientos acomodaticios:
1º Los compañeros muy pocas veces o casi nunca, se reúnen por iniciativa propia para estudiar y deliberar sobre temas sociales, de marxismo o de simple cultura general.
2º Escudan su aversión a la lectura y sobre todo a la deliberación documentada, con el pretexto de que nadie llega para ilustrarlos, mal suponiendo que el proceso de aprendizaje es un acto milagroso de germinación en el cerebro, sin requerimiento de esfuerzo alguno por parte del aprendiz.
3º Esta postura cómoda va necesariamente acompañada con el rechazo en las respectivas localidades a personas cultas y de conciencia que muy bien pueden cumplir las funciones pedagógicas invocadas .Así de esta forma, permanecerán prácticamente durante todas sus vidas en un estado de holgazanería mental, cometiendo todo tipo de torpezas políticas, ya que siempre tienen a mano la excusa de que “nadie los forma”.
4º Los integrantes de esta indigencia ideológica presienten muy bien que aquellas personas de la localidad que pueden hacer la función pedagógica formativa, rechazarían y censurarían su comportamiento político irresponsable, atolondrado, fruto de impulsos biliosos más que del cerebro. Dichos comportamientos también son el resultado del halago y manipulación que eficazmente saben hacer los agentes políticos de la oligarquía.
2
5º Por estas razones estos compañeros se apresuran a negar la existencia de personas preparadas, conscientes, en el municipio y a su vez la directiva departamental termina aceptándolo así, porque es más cómodo para ella no caer en el debate y en el cuestionamiento. Por lo tanto acoge gustosa la plegaria de que “no hay quien forme” respondiendo que por supuesto está dispuesta a subsanar ese “vacío”, sin tener en cuenta que en esos municipios existe gente mucho mejor preparada que algunos del aparato directivo departamental. En el municipio de los acontecimientos, tenemos un activista nacional que es de los mayores conocedores en lo referente a las Juntas de Acción Comunal. Hay personas que por su oficio de la vida diaria son buenos en finanzas , asignatura que parece no manejar muy bien algunos de los enviados por la Directiva Dptal., a este municipio. Uno de ellos por ejemplo, ni se ha aclarado con un simple talonario de rifas el cual devolvió entero después de la fecha del sorteo a la organización municipal. Tampoco las sucesivas directivas pueden alardear de virtud organizativa, cuando mucha militancia se ha ido para otras toldas o simplemente se ha quedado aburrida en sus casas.
6º Es más cómodo para la directiva de turno trabajar con un “elemento nuevo” que se pueda manejar a gusto, ya que en un municipio en dónde “sólo hay ignorantes” se tiene que echar mano de quien “quiera trabajar”. El neófito así escogido también es el más interesado en proclamar la ausencia de formadores y orientadores, incurriendo en la inmoralidad adicional de no indagar, si es recién llegado al municipio, sobre los que pueden cumplir las funciones formativas. Claro que esto implica someterse a análisis y verificaciones que por supuesto no son del agrado de cualquiera.
7º Es deseable que el compañero que se quiera formalizar como dirigente en el municipio, adquiera un aprendizaje y una práctica no sólo ideológicos sino de conocimiento de los elementos humanos idóneos que se encuentran en la zona que puedan,ofrecer un mejor apoyo a las tareas.
La unidad se consigue facilitando la estructura y el buen funcionamiento para ella y se debe empezar por aplicarla dentro de la propia organización y no formularla como una cosa externa de pancarta, que tiene que ver sólo con los demás y nó con nosotros.
F I N
Publicar un comentario